El amor es tal real…

El amor es tan real como la luz que nos despierta cada mañana, como el agua fresca que humedece nuestros labios, es tan real como la ternura del abrazo de un niño.

Muchos dejamos de creer en el amor cuando nos han roto el corazón por tanto desamor, por tanto abandono, por tanta deslealtad. Las heridas en el alma no nos permiten ver los caminos de paz y de reconstrucción. El sufrimiento nos arrastra a un mundo sin cielo, a un espacio sin puertas donde sólo se siente el dolor de existir.

Las heridas del corazón nos vendan la vida, como vendarse los ojos para negarse a ver los colores del arcoíris.

Pero la semilla del amor permanece dormida dentro de ti, mientras alguien te espera en algún lugar o quizá esté sentado a tu lado. Esa persona espera a que abras las puertas, espera a que creas de nuevo en el amor, espera a que comiences a vivirlo.

El amor es una realidad llena de vaivenes e incertidumbres, llena de cambios y ajustes. Amar al otro significa crecer con él, adaptarse a sus altibajos, aceptar y amar sus cambios e imperfecciones, pero sobre todo ser libre internamente y amar la libertad del otro. Sin oprimir ni ser oprimido, sin forzar ni ser forzado, sin implorar ni ser implorado, sin asfixiar, ni ser asfixiado.

El amor se siente cuando, después del sufrimiento, volvemos a nacer, cuando decidimos volver a respirar, cuando decidimos levantar el rostro y secar nuestras lágrimas, cuando decidimos amar  diferente y bonito. Porque el amor es tan real como el beso infinito del amado, como el abrazo que estremece tu cuerpo, como el aliento divino que entrecorta tu respiración.

Los malos ratos sólo deben dejarnos nuevos caminos por recorrer, deben darnos la posibilidad de un nuevo y mejor amor por vivir y una vida preñada de paz por disfrutar.

Después del dolor volverás a sentir que el amor es tan real como el erotismo de dos cuerpos amándose, como el beso que te acaricia el alma, como el tiempo que se refleja en las arrugas, como las ganas de envejecer juntos para amarse por siempre.

Agregue un comentario